Hace 23 años, a través de una alianza con Betty Ford Center, empezamos a tratar con éxito a personas latinas procedentes de los Estados Unidos de América. Esta experiencia nos ha permitido entender sus necesidades con gran sensibilidad.

Conocemos los aspectos de la transculturación y cómo ésta, en ocasiones afecta la identidad, valores, la comunicación, prioridades y la dinámica familiar de quienes por diferentes circunstancias se encuentran residiendo en este país.

En muchos casos, la transculturación constituye uno de los factores del desarrollo de una adicción pues este proceso de adaptación ocasiona conflictos, estrés e incluso puede llegar a ser doloroso ya que además del cambio de estilo de vida y tradiciones, implica el alejamiento de seres queridos.

En Oceánica elaboramos un plan de tratamiento individualizado para cada residente, esto nos permite incluir los conflictos relacionados con el crossover cultural que inciden tanto en su adicción como en su salud emocional y la dinámica familiar.

Los latinos nos comunicamos no sólo en español sino a través de un trato cálido, cercano y de mutuo apoyo. Este ambiente familiar es el que encontrarás con nosotros en perfecto balance con una atención profesional y la más actualizada metodología de tratamiento. Nuestras confortables instalaciones rodeadas de una exuberante naturaleza en las playas del  Océano Pacífico complementan esta singular experiencia.

Porque tenemos un mismo origen, los latinos y Oceánica nos identificamos y unimos en un mismo propósito, una vida plena y libre de adicciones. Juntos lo haremos posible